sábado, 18 de marzo de 2017

fuego

Cada uno era, pero juntos eran fuego, digo fuego, porque quemaba pero también calentaba, digo fuego porque eran una llama, creían que nada ni nadie seria capaz de destruirlos, ni siquiera el agua era capaz de apagarlos, eran luz, brillaban en su interior, se convirtieron en locura, pero juntos la locura era cuerda, lo que no era cuerda era la vida, el problema vino cuando se dejaron envolver en un mundo ajeno en vez de en su cama.
Sabes, se amaban como nadie, pero el invierno les enfrió, dejaron que la llama se consumiera lentamente sin responder, sin reaccionar, y al final el invierno les termino consumiendo.

Él, la quiso tanto

Ella, le amo.

Él, la cogía, como si no hubiera un mañana, y menos mal que lo hizo.

Ella, le abrazaba apoyada en su hombro, sabiendo que estaba segura, junto a él, nada malo podía pasar.

Él, la esperaba en su portal, mientras ella apurada se miraba en el espejo.

Ella, se arreglaba, mientras él esperaba en el portal, quería impresionarlo, como siempre.

Él y ella, se miraban y se decían todo, sabían lo que querían solo con los ojos, se deseaban, y tenían ganas de arder.

Lo último que se supo de él y ella, fue oscuro, pero en la oscuridad siempre termina apareciendo la luz.
Eran Ramé, algo que es caótico, y hermoso al mismo tiempo.

Annie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada